placeholder
Redacción Quito y Cuenca
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 0
No 0

Las clases llevan a negocios de Sierra y Oriente a su pico de ventas

El inicio de clases en la Sierra y en el Oriente dinamiza por lo menos a seis sectores. Los locales que venden útiles escolares; las librerías; la confección de uniformes; centros médicos; la producción de calzado; y las empresas que ofrecen servicios de transporte tienen en esta temporada un incremento de sus ingresos.

Este año, 1 713 335 niños, niñas y adolescentes prevén estudiar en los centros educativos fiscales, fiscomisionales, particulares y municipales de la Sierra y del Oriente. Ellos se convierten en un mercado que demanda servicios y productos, por lo menos desde agosto.

A la cifra anterior hay que sumar que para este ciclo lectivo, 100 668 docentes y 16 778 administrativos prestan sus servicios en 9 752 centros educativos, según cifras del Ministerio de Educación.

Para el sector del calzado, por ejemplo, las ventas entre agosto y septiembre se duplican o triplican, y sirven para cubrir las ventas bajas de otros meses. Esta es la opinión de Vicente Buestán, fundador de la marca de calzado Buestán.

Según Lilia Villavicencio, de la Cámara de Calzado de Tungurahua, la elaboración del calzado para escuelas y colegios arranca con tres meses de anticipación. “La producción empieza en junio y para agosto el producto ya está en las perchas, para atender las diversas necesidades de los estudiantes”.

En lo que tiene que ver con la confección de uniformes, también se activa el movimiento. DeCasa Sport, con sede en el sur de Quito, confeccionó entre mayo y agosto más de 1 600 prendas, entre pantalones, camisetas y buzos que serán utilizadas desde hoy en el inicio a clases.

Es decir, elaboró en promedio algo más de 400 prendas al mes, cuando normalmente confecciona 200 al mes. José Casa, propietario de DeCasa Sport, cuenta que los modelos de mayor demanda son los utilizados por niños y niñas de primero y segundo años de educación básica.

DeCasa Sport es uno de los 578 locales dedicados a la confección y venta de prendas de vestir deportivas, guantes, corbatas, etc., que se registraron en el Censo Económico 2010 del Instituto Ecuatoriano de Estadística y Censos (INEC).

En las librerías, los preparativos para la temporada escolar comienzan en julio, y para mediados de agosto se contrata y capacita personal extra, para atención al cliente. Thierry Sebástia, gerente de Librería Española, asegura que las ventas en sus siete locales suben un 50% desde el 20 de agosto hasta octubre. El año pasado, en estos dos meses la facturación de esta empresa llegó a USD un millón.

La programación también se registra en papelerías. En el caso de Súper Paco, en Quito, se realiza una planificación con seis meses de anterioridad al inicio de clases. En ese tiempo, la cadena se abastece con productos importados y nacionales (60% y 40%, en su orden). Además, elabora un calendario para entregar productos, ya que también distribuye artículos de oficina y papelería, para negocios más pequeños, como papelerías de barrio.

Antes del inicio de clases, la atención médica a escolares se incrementa, porque en vacaciones los niños adquieren virus o porque sus padres solicitan chequeos de rutina para asegurar que sus hijos estén saludables. Así lo indica Alfredo Fernández de Córdova, médico cuencano.

Para la consultora de mercados, Daniela Toledo, los chequeos médicos hoy en día son tan importantes como la compra de útiles escolares. Según datos del Censo Económico del 2010, en la Sierra y Oriente se contabilizaron 6 629 centros médicos privados; entre sus servicios están las revisiones médicas a estudiantes.

Más artículos del informe: