Las piscinas de crianza están ubicadas en la zona de amortiguamiento de la reserva de Producción Faunística de Chimborazo. Foto: Cortesía junta parroquial Pilahuín / LÍDERES

Las piscinas de crianza están ubicadas en la zona de amortiguamiento de la reserva de Producción Faunística de Chimborazo. Foto: Cortesía junta parroquial Pilahuín / LÍDERES

Redacción Sierra Centro
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 1
No 0

Las comunidades de Pilahuín crían y venden truchas

13 de diciembre de 2017 14:47

El proyecto de crianza y comercialización de truchas se realiza en las comunidades de Yatzaputzan, 10 de Octubre, Tamboloma, Cunugyaku y Llangagua pertenecientes a la parroquia Pilahuín de Ambato.

La iniciativa cuenta con el apoyo económico de la Junta Parroquial y la Prefectura de Tungurahua.

La propuesta comenzó a realizarse en julio con la construcción de los criaderos y canales por donde se traslada el agua que nace de los deshielos del volcán Chimborazo. Al momento los indígenas son los encargados de criar los alevines y comercializar las truchas en los mercados de las comunidades cercanas y de la capital de Tungurahua.

Otro grupo vende el producto en varios tramos de la vía Ambato-Guaranda. Ubicaron mesas, baldes con los peces y una balanza.

Ángel Matiag, dirigente de la comunidad de Cunugyaku, explica que el kilo de la trucha tiene un valor de unos USD 6. En los seis meses del proyecto se han comercializado unas 1 000 truchas.

El comerciante cuenta que en este proyecto productivo participan alrededor de 500 personas de cinco sectores de Cunugyaku.

“Se han creado fuentes de trabajo para mejorar la calidad de vida de los habitantes de las comunidades. Estamos felices, porque hemos logrado criar a las truchas con éxito”, asegura Matiag.

El agua que utilizan para criar los alevines proviene de los deshielos del Chimborazo y es trasladada por la acequia Yakuputina Polboloma. El líquido vital también es utilizado para el regadío de sembríos y pastizales.

Las comunidades que son parte del proyecto están ubicadas en la zona de amortiguamiento de la Reserva de Producción Faunística de Chimborazo.

Según Alejandro Tomaquiza, presidente de la Junta Parroquial de Pilahuín, una parte del proyecto se financia con los dineros obtenidos en el premio del primer lugar en el concurso nacional ‘Premio Verde’, que organizó el Banco de Desarrollo del Ecuador y con recursos de la institución.

El galardón lo otorgó el Gobierno Provincial por conservar los páramos en la zona de influencia de la represa Mulacorral con la ayuda de las comunidades.

Tamaquiza aseguró que se incrementó la producción de alevines en varias comunidades. Para eso se entregaron 10 000 alevines y se fortalecieron las asociaciones de criadero y comercialización de truchas en las comunas.

Estas se encargan del mantenimiento, cuidado y alimentación a los animales. Mientras que las comunas se encargan de cuidar las instalaciones.

“Para garantizar una producción en calidad y cantidad se capacitaron en temas de administración, producción y comercialización. Vamos a continuar con el seguimiento para que el proyecto sea sustentable”, indica Tomaquiza.