placeholder
En el Exchange Bar, del Hotel JW Marriott de Quito, se sirve el coñac Henessy y el brandy español Grand Duque de Alba. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

En el Exchange Bar, del Hotel JW Marriott de Quito, se sirve el coñac Henessy y el brandy español Grand Duque de Alba. Foto: Vicente Costales / LÍDERES

El coñac, una bebida espirituosa para cerrar negocios

4 de mayo de 2018 09:51

Al escritor francés Víctor Hugo se le acredita haber asegurado que “el coñac es el brandy de los dioses”. Esta bebida, que ha sido por siglos relacionada con las altas clases sociales, es un tipo de brandy, es decir un espirituoso que resulta de la doble destilación del vino y del tiempo en barriles de madera.

Al igual que el champán, la etiqueta de coñac solo puede ser aplicada a las bebidas espirituosas producidas en una región específica, en este caso, en la ciudad de Cognac y sus alrededores.

Thierry Sebastià, sommelier y dueño del bar de vinos y espirituosos Divino, da a conocer que el consumo del coñac tiene una connotación cultural. Los ejecutivos o personas que viajan a Europa con frecuencia conocen que esta bebida se sirve en momentos especiales, como para cerrar un negocio y celebrar un momento especial. Por lo demás, muy pocos clientes conocen sobre la bebida.

El experto en vino indica que esto no tiene que ver solo con el precio del espirituoso (una copa con 2 onzas líquidas puede llegar a costar USD 45), sino con el conocimiento sobre su consumo.

Danilo Paredes, supervisor de bares y restaurantes del Hotel JW Marriott de Quito, explica que el coñac se sirve en una copa especial, que por su diseño sirve para mantener una temperatura cálida.

Se recomienda tomarlo seco, sin hielo, pues el agua diluye y ‘contamina’ esta bebida tan fina. Además, se calienta la copa y se la sirve con una tapa, con el fin de que no escapen los aromas y otros atributos antes de llegar a la mesa del cliente. Otro consejo de Paredes es sostener el cuerpo de la copa con la mano, con el objetivo de que el contacto caliente al coñac. La temperatura cálida ayuda a intensificar su sabor y aroma.

Además de la denominación de origen (lugar de producción), en la etiqueta de esta bebida también se indican las uvas usadas (champagne es uno de los varietales) y el tiempo en barril. V.S. (Very Superior), V.S.O.P. (Very Superior Old Pale) y X.O. (Extra Old), son algunas de las categorías, siendo X.O. la que está en el tope.

En Divino Wine Bar (av. González Suárez y Gonessiat) se sirven tres marcas de brandy francés: Henessy X.O., Rémy Martin Fine Champagne V.S.O.P. y Chateau Du Tariquet 12 años.

La primera es una de las firmas más icónicas de coñac y también más costosas: una copa de dos onzas cuesta USD 45. Sin embargo, también hay opciones más asequibles. La copa de Rémy Martin Fine Champagne V.S.O.P. cuesta USD 13,97. Por último, Chateau Du Tariquet 12 años es un armañac, es decir, un brandy producido en la región francesa de Armagnac, muy cercana a Cognac. El precio de esta bebida es de 16,29.

En la carta del Exchange Bar, del Marriott, constan dos marcas de brandy. Una de ellas es el coñac Rémy Martin Fine V.S.O.P. y la otra es el brandy español Gran Duque de Alba, cada copa de 2 onzas, por USD 39.