placeholder
Ceres, en el norte de Quito, tiene una oferta de casi 100 variedades de cereales. Foto: Diego Pallero / LÍDERES

Ceres, en el norte de Quito, tiene una oferta de casi 100 variedades de cereales. Foto: Diego Pallero / LÍDERES

El culto a los cereales en cafetería de Quito

22 de febrero de 2018 06:46

En Ceres uno puede desayunar un tazón repleto de cereales y leche a cualquier hora de la mañana, en la tarde o en la noche.

Los hay de colores, con frutas, rellenos de chocolate, sin azúcar, con malvaviscos, de quinua, con granola, libres de gluten y más.

Tania Gómez, propietaria de Ceres, comenta que son alrededor de 100 opciones las que pueden degustar los clientes que lleguen a esta cafetería temática de cereales, que funciona en el norte de Quito, desde hace 10 meses.

En el techo, en repisas, sobre los frigoríficos, donde se mire, los visitantes se encuentran con coloridas cajas de cereales.

En este espacio, que tiene capacidad para 35 personas, se venden 40 desayunos en un día entre semana, de 07:00 a 20:00. En el fin de semana la venta se duplica.

La idea de este sitio temático surgió hace un año y medio durante un paseo a Madrid, cuenta Gómez, que estudió medicina pero se confiesa amante y autodidacta de la cocina. Hace cinco años tuvo una pizzería, pero la cerró por problemas de salud.

“Me llamó mucho la atención que en Madrid tienen la cultura de consumir cereales a cualquier hora. En lugar de ir a tomar un café van a un bar de cereales. Como ya hay muchas cafeterías tradicionales yo quería ofrecer algo diferente en esta zona”, explica.

Tania Gómez es la propietaria de este negocio. Foto: Diego Pallero / LÍDERES

Tania Gómez es la propietaria de este negocio. Foto: Diego Pallero / LÍDERES


Al principio la emprendedora tuvo temor de que ese gusto español por los cereales no atrapara a la quiteños.

Pero las ventas han crecido un 300% desde que comenzó, por lo que Gómez está segura de que el reto ha sido superado y está planificado que Ceres tenga franquicias este año en Quito y luego en Guayaquil y Cuenca.

“Vienen clientes de todo tipo. Las familias con niños los fines de semana, los ejecutivos que buscan un alimento ‘fitness,’ los mileniales que se saben los nombres de los cereales. Hay hasta coleccionistas de cereales”.

Todo comenzó con una inversión inicial de USD 45 000 y el negocio se hizo realidad en cuatro meses. “No quería que me roben la idea así que hice todo lo más rápido posible”, cuenta esta mujer emprendedora.

Gómez añade que una de las fortalezas del negocio es que la oferta de cereales varía con periodicidad; además, venden cereales que no están en las perchas de los supermercados nacionales, traídos de Estados Unidos. Un 40% de la oferta es importada.

Angie Morales, una de las clientas de la cafetería, cuenta que va una vez al mes precisamente para ver qué nuevos cereales se encuentran en la carta. “Me gusta porque sabes que aquí vas a encontrar cereales diferentes a los que comes en casa”.

Las ventas han crecido un 300% desde que comenzó Ceres. Foto: Diego Pallero / LÍDERES

Las ventas han crecido un 300% desde que comenzó Ceres. Foto: Diego Pallero / LÍDERES


El cliente que llegue a esta cafetería puede comprar uno de los cinco tipos de desayunos que tiene la carta.

Así podrá elegir el tipo de cereal y el tipo de leche. Esta no tiene por qué ser la tradicional leche entera. Puede ser deslactosada, descremada, con colores (verde, celeste amarilla), de vainilla, de frutilla, de chocolate o de soya.

Además se le añade un tipo de tostada-por ejemplo hay una con salsa pomodoro, queso ricotta y huevo frito-, frutas, café y un jugo. Los precios de los desayunos son de USD 6,50 y USD 7,50.

También está la opción de comprar el cereal en caja o por porción grande, mediana o pequeña, indica Gómez.

Para quienes no son fanáticos de los cereales, la carta ofrece otras opciones a base de tostadas de sal y de dulce. Se trata de recetas propias de la casa, creadas con un chef, cuenta la emprendedora.

Una alternativa es la tostada cubierta con salsa de vino y miel, acompañada de mago, kiwi, malvaviscos, fresas, helado y barquillo, por USD 6,50.