placeholder
Andrés Quirola y Jorge Loor, socios de Adapta y DMQ, en los talleres de construcción de las réplicas de dos batimóviles. Foto: Enrique Pesantes / LÍDERES

Andrés Quirola y Jorge Loor, socios de Adapta y DMQ, en los talleres de construcción de las réplicas de dos batimóviles. Foto: Enrique Pesantes / LÍDERES

En Dubái compran sus vehículos de colección

8 de marzo de 2018 06:40

Lo que comenzó como un pasatiempo de dos fanáticos del universo de los superhéroes ha terminado por redefinir la actividad de las empresas filiales Adapta y DMQ, afincadas en Durán (Guayas).

La construcción de réplicas de vehículos de películas se convirtió en los últimos años en el trabajo principal de las firmas, que nacieron hace seis años con un enfoque en soluciones arquitectónicas y diseño industrial, y como un taller metalmecánico y de pintura automotriz con acento en la personalización de vehículos.

Durante los últimos seis meses, una veintena de trabajadores se ha ocupado en dos réplicas del batimóvil que hizo su aparición en las películas de Hollywood ‘Batman vs. Superman’ (2016) y en ‘Liga de la Justicia’ (2018). Los dos vehículos fueron embarcados el pasado 22 de febrero a Dubái, en los Emiratos Árabes Unidos, por encargo de un empresario emiratí que colecciona autos.

La historia comenzó en 2013 cuando Andrés Quirola, Jorge Loor y Jorge Rodríguez comenzaron a construir una réplica del Eleanor, ejemplar del vehículo Ford Mustang Sportsroof de 1971 (rediseñado como uno del 73) para la película ‘60 Segundos’ (1974).

El trabajo les tomó dos años y luego se propusieron construir en 2015 una réplica del batimóvil del Caballero Oscuro, un proyecto que terminaron para el estreno de ‘Batman vs. Superman’.

El auto ha animado convenciones de la cultura pop como la Comic Con Ecuador, en Guayaquil, y fue expuesto en la Comic Con de Medellín, en Colombia.

Fue todo un reto de ingeniería porque en ese momento contaban solo con los videos promocionales de la película y fotos. “Los dos batimóviles que hemos construido ahora son versiones mejoradas, con todos los detalles del vehículo que se han apreciado en las películas, tal como lo quería nuestro cliente”, indica Quirola.

Esta vez construyeron su propio chasís en vez de utilizar uno de un auto viejo y trabajaron desde cero las piezas, en planchas de acero de 6 milímetros que les sirvieron de molde para producir en serie partes de fibra de vidrio. “La suspensión es totalmente diferente a la anterior, quisimos que fuera como un buggy arenero de seis metros”, indicó Loor, arquitecto socio de las firmas.

El motor V8 de un Dodge 6.7L Turbo Diesel será instalado a la llegada de los vehículos a Dubái. El traslado tomará 40 días en barco en la ruta Panamá-España-Emiratos Árabes. Quirola, presidente de las compañías, viajará a Dubái para supervisar la instalación de motores.

Las dos réplicas miden 2,90 metros de ancho y 5,80 metros de largo. Por su tamaño es imposible trasladarlas en un contenedor, y como el comprador no quería los autos desarmados, los vehículos viajarán encima de los contenedores en dos Flat Rack, un sistema de container abierto, que encarece el traslado en las navieras.

“El cliente, que es un empresario de Dubái, nos contactó a través de correo electrónico pidiendo más información y pruebas de lo que hacíamos”, recordó Quirola. “Le parecía un poco inverosímil que la primera réplica del batimóvil viniera de Sudamérica”.

Ahora los empresarios evalúan crear generar diseño y estructuras de vehículos en Ecuador y ensamblar en los Emiratos Árabes, ya no solo los vehículos de Batman, sino otro tipo de prototipos.