placeholder
Juan Manuel Mantilla instaló en una casa de su familia el primer coworking de la capital de Imbabura. Foto: Francisco Espinosa  para LÍDERES

Juan Manuel Mantilla instaló en una casa de su familia el primer coworking de la capital de Imbabura. Foto: Francisco Espinosa para LÍDERES

La economía colaborativa se impulsa en Ibarra

9 de marzo de 2018 07:28

Las instalaciones de la firma Conexiones Coworking, en Ibarra, son como un gimnasio. Así las describe Juan Manuel Mantilla, mentalizador de esta iniciativa de negocios que reúne a diferentes emprendedores de la urbe.

Se refiere a que los ‘coworkers’, como denominan a los usuarios de este centro de negocios. Ellos pagan cuotas mensuales por las oficinas, como se hace en las salas de acondicionamiento físico.

La finalidad de esas personas es emprender, innovar y crear.

Esta iniciativa, que se inició en febrero del año pasado, busca impulsar la economía colaborativa y creativa, explica Mantilla.

En una vivienda, de propiedad de su familia, se adecuaron espacios para oficinas, salas de reuniones, sitios de estar, entre otros, que comparten los emprendedores para generar ideas y proyectos.

Fiel a su vocación ecologista, los tres niveles del inmueble fueron remodelados con madera, hierro y cartón de reciclaje. El rediseño duró cinco meses y en ello se invirtieron USD 15 000. La mayor parte provino de un crédito de una institución financiera.

Conexiones Coworking acoge a profesionales de diferentes disciplinas como diseño, arquitectura, informática, derecho, turismo...

Para Joselyn López, de Aleph Studio, una firma que se especializa en fotografía, video, diseño y sitios web, este espacio compartido les ha permitido conocer nuevos clientes y establecer un círculo colaborativo con los otros ocupantes del edificio.

De esta agencia de comunicación también es socio Miguel Avendaño. Los dos creativos han desarrollado ideas para firmas locales como Terminus Burger&Wings, Camino del Sol, Suiton Sushi Bar que, entre otras cosas, buscan posicionar su marca en las redes sociales.

Los esfuerzos empiezan a dar resultado. Edwin Brito considera a esta estructura como un sitio dinámico. Este arquitecto, que es especialista en restauración de inmuebles con valor histórico y patrimonial, se adaptó a este sistema alternativo de oficinas.

Él recuerda que cuando instaló su primera oficina, hace 38 años, tenía un espacio de 16 metros cuadrados (m²). Ahora su despacho no sobrepasa los 4 m².

Sin embargo, este profesional destaca que el sitio es acogedor y compacto, cuenta con todos los servicios y, como beneficio para los inquilinos, tienen servicio de Internet de alta velocidad.
Conexiones Coworking, además de contar con los emprendedores fijos, busca ser una vitrina para quienes desean emprender y no cuentan con el suficiente capital. Por esta razón, regularmente, se ofrecen talleres de capacitación en diferentes áreas.

El 17 de marzo próximo se dictará, por ejemplo, un curso completo de Facebook ADS e Instagram ADS. El objetivo es conocer cómo realizar campañas efectivas para los negocios en las redes sociales.

El coworking también desarrolla ferias de productores y emprendedores. Una de ellas es Café Lunch, una iniciativa que congrega a caficultores.

El negocio

Ingresos. Este emprendimiento genera USD 2 000, por concepto del pago de las membresías.

Alianza. El sitio trabaja con el coworking Impaqto, de Quito. Esto permite a los miembros de Conexiones usar esas instalaciones dos veces al mes.

Horario. La atención en Conexiones es de 08:00 a 21:00, lo que lleva a que exista un alto número de visitantes.