placeholder
Cristina Gadaleta observa los muebles elaborados en las comunidades. Foto: Alfredo Lagla / LÍDERES

Cristina Gadaleta observa los muebles elaborados en las comunidades. Foto: Alfredo Lagla / LÍDERES

Muebles artesanales con identidad andina

19 de marzo de 2018 06:40

Pequeñas comunidades indígenas de siete provincias la sierra centro sur y de la costa son el núcleo de un trabajo artesanal. Los integrantes de estas comunidades elaboran muebles artesanales que se comercializan en Quito y son parte del Centro Artístico Don Bosco.

Gabriele Dalle Védove es el dirigente de este centro artístico que tiene el apoyo de la Operación Mato Grosso, una organización no gubernamental italiana que colaboró para que se puedan implementar talleres en las comunidades de Chinaló, Angamarca, Celen, Isinliví, Guanazan, Tenta y Cuatro Esquinas.

El propósito de este proyecto consiste en crear fuentes de trabajo en provincias como Bolívar, Cotopaxi, Guaranda, Loja y Manabí. Además se evita los flujos migratorios involuntarios.
Bajo la dirección de Dalle Védove se formaron carpinteros y ebanistas durante la década del noventa. En estos talleres se desarrolló una línea de producción de comedores, escritorios, libreros, mesas, camas, entre otros.

En el año 2000 se inauguró un local ubicado al norte de Quito para comercializar el mobiliario elaborado en esas comunidades.

En el establecimiento se exhiben los muebles de fabricación artesanal en madera maciza sin clavos. La temática evoca a paisajes andinos tallados a mano.

Cristina Gadaleta, vocera del emprendimiento, explica que cada mueble tiene su identidad y que el cliente adquiere una pieza única, debido a que no se realiza una producción en serie. Además, cada mueble lleva el nombre del artesano que realizó la obra.

El Centro Artístico Don Bosco también cuenta con una línea de arte sacro. En esta colección se encuentran crucifijos de pared, figuras de madera de vírgenes, espejos con temática religiosa en el marco e incluso se fabrican retablos para iglesias. Las obras de temática religiosa tienen una mayor venta en la provincia de Loja.

Dalle Védove comenta que tienen una demanda de muebles bajo pedido. En ese proceso se conversa con el cliente para conocer sus necesidades; con esta información se realiza un boceto inicial que es presentado al cliente y se acuerda un precio. Posterior a esto Dalle Védove realiza un dibujo final con las medidas y detalles específicos. Este plano es enviado a los talleres de las comunidades para su fabricación.

La elaboración de cada mueble tiene un tiempo de uno a tres meses, aunque este tiempo varía según las dimensiones del pedido.

Los precios, en promedio, varían según el tamaño. Se puede encontrar una cama en USD
1 000 o 1 200; veladores desde USD 200; mesas entre USD 900 y 1 200; ó sillas de USD 100 y 140

Dalle Védove explica que el tipo de mueble de madera maciza no es muy comercial. Especifica que se trata de un mueble artesanal con un alto nivel de detalle. “No existe un sistema de producción en masa, por lo contrario cada artesano fabrica una obra completa en su totalidad, de esta manera se asegura el valor artístico de cada obra”, dice el dirigente.

La técnica del arado está presente en cada obra. Este método que se asemeja a una parcela de tierra recién arada le da una textura diferente a la madera. Este elemento artesanal está presente en cada obra que se vende.

Estos muebles son fabricados con madera de tangare y seike. Los sectores de donde obtienen la materia prima son aprobados por el Ministerio del Ambiente, comenta Dalle Védove.

Actualmente este emprendimiento trabaja en la actualización de su página web para ofertar sus muebles por medio de un catálogo virtual. Con esta herramienta tienen proyectado ampliarse a todo el país.