placeholder

Un país puede convertirse en una marca exitosa

El fútbol es un negocio millonario. La FIFA, por ejemplo, tuvo en el 2012 un beneficio de USD 89 millones en su ejercicio económico. En el 2010, año del Mundial de Sudáfrica el beneficio fue de USD 202 millones, según sus informes financieros.

Otro dato: un Mundial de Fútbol genera unos USD 300 millones, solo durante el mes que dura el campeonato. Así lo asegura Rafael Jordá, coordinador de ingeniería de negocios y marketing deportivo de la Universidad de las Américas. "Eso muestra la importancia de este evento deportivo y deja ver la magnitud de estar o no en un Mundial".

Este especialista en marketing deportivo considera que todo este movimiento afecta a las marcas que patrocinan a una selección nacional. Pero aclara que para los auspiciantes que invierten en un equipo nacional no clasificar al Mundial nunca es una pérdida. "Las marcas que patrocinan a un país tratan de estar asociadas a la selección y el hecho de estar en las eliminatorias ya representa un retorno para sus inversiones publicitarias. Eso sí, acceder al Mundial y destacar en la competencia es un salto cualitativo para toda selección y sus auspiciantes".

Como ejemplo, Jordá menciona a España, actual campeón del Mundo y de Europa. En el 2008, tras ganar la Eurocopa el equipo ibérico cobraba USD un millón por partido amistoso. Hoy, como campeón del mundo, cobra USD 3 millones. "Eso muestra la importancia de un equipo y del beneficio de ser su auspiciante. Mientras más exitoso se paga más y el retorno de esa inversión crece de la misma manera".

Jordá considera que España se ha convertido en una suerte de marca país. Esto obedece, según su análisis, no solo al equipo de fútbol. También influyen las actuaciones de otros deportistas como el tenista Rafael Nadal. Si los resultados deportivos se aprovechan se generan interesantes resultados económicos favorables para un país.

El tesorero de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, Hugo Mora, cree que es positivo que surjan negocios alrededor de un equipo nacional. "Ecuador no puede compararse con las potencias, pero es indudable que las buenas actuaciones del equipo benefician a diferentes sectores productivos". El funcionario agrega que una potencial clasificación generaría un efecto multiplicador de ingresos para la FEF y sus auspiciantes.