placeholder
Tania Muñoz (izq.) y Paulina Gaibor decidieron emprender este proyecto hace más de dos años. Los juegos que adquirieron son importados y cuentan con certificaciones de seguridad. Foto: Diego Pallero / LÍDERES

Tania Muñoz (izq.) y Paulina Gaibor decidieron emprender este proyecto hace más de dos años. Los juegos que adquirieron son importados y cuentan con certificaciones de seguridad. Foto: Diego Pallero / LÍDERES

Un parque de diversión que cuida de los más pequeños

7 de marzo de 2018 06:45

Contar con un parque de diversiones que se preocupe del cuidado de los niños y que, además, brinde un tiempo libre a las madres o padres motivó a dos jóvenes a emprender.

Para Tania Muñoz y Paulina Gaibor tener un servicio de estas características era una necesidad común. Ambas tienen hijos pequeños y no conocían un área recreativa, donde los niños reciban un trato personalizado y estén totalmente seguros.

Ante esta realidad, ellas decidieron crear Yosshi Park, en el 2016. Su instinto materno y su formación en negocios y administración les permitió impulsar este emprendimiento que funciona en la planta baja de la Plaza de las Américas, en el norte.

Este parque de diversiones tiene juegos para niños de 1 a 8 años, un spa para niñas, un área de legos y construcción, un cuarto de juegos láser, estructuras para escalar, toboganes, laberintos y más. En total, son 350 metros cuadrados.

En este espacio los pequeños están a salvo de golpes o raspones. El piso, las paredes y los juegos están cubiertos con un material suave y esponjoso que tiene colores llamativos. La mayor parte del mobiliario es importado de China.

Este parque infantil está diseñado y fabricado de acuerdo con la norma norteamericana ASTM F1487, refiere Muñoz.

Para que los niños disfruten al máximo de su estancia en esta área recreativa, Yosshi Park trabaja con jóvenes capacitadas en parvularia y psicopedagogía. Ellas supervisan a los menores de edad, incluso, juegan con los pequeños. Los horarios de atención son de lunes a domingo.

Este parque de diversiones tiene juegos para niños de 1 a 8 años, un spa para niñas, un área de legos y construcción, un cuarto de juegos láser, estructuras para escalar, toboganes, laberintos y más. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO

Este parque de diversiones tiene juegos para niños de 1 a 8 años, un spa para niñas, un área de legos y construcción, un cuarto de juegos láser, estructuras para escalar, toboganes, laberintos y más. Foto: Diego Pallero / EL COMERCIO


Los padres de familia que quieran optar por esta modalidad pueden aprovechar este tiempo libre para hacer otras actividades. El local maneja estrictas políticas de seguridad en el cuidado de los niños. También dispone de un circuito de cámaras cerrado para vigilar la recepción y las actividades que se realizan en cada rincón.

Teresa Herrera, abuela de Sebastián, Micaela y Ariana, comenta que mientras sus nietos están en este parque infantil, ella aprovecha para darse una vuelta por los locales aledaños o tomarse un café. “Los niños pasan felices”.

Para quienes prefieren jugar junto con sus hijos existe la alternativa de cancelar por este servicio, según su preferencia.

Yosshi Park tiene paquetes de 30 minutos, una hora o hasta dos horas. Los costos oscilan entre USD 3,60 y 11,99. Para los clientes frecuentes se ofrecen membresías de USD 30 y USD 50 y se organizan fiestas infantiles. Por todos estos servicios cada mes se factura alrededor de USD 25 000.

En promedio, desde que este parque infantil abrió sus puertas se han atendido a 8 000 personas.

Para mantener las instalaciones libres de virus se hacen limpiezas microbiológicas cada mes y para el aseo diario usan productos especiales. En Yosshi Park trabajan, en total, 10 personas.

María José Mejía, madre de Amelia y Dominique, comenta que sus hijas acuden con frecuencia, porque ahí reciben un trato amable y las personas que les cuidan son amigables.

Una vez que terminan de jugar, en este establecimiento los niños tienen la opción de consumir dulces, canguil, snacks y bebidas. Ramiro Revelo, ejecutivo de ventas de Confiteca, menciona que cada dos semanas en este establecimiento se hacen pedidos que bordean los USD 2 000 al mes. “La afluencia de niños es alta”.

Debido a la acogida de este proyecto, ahora Muñoz y Gaibor tienen en mente franquiciar el modelo de negocio. La idea es que se abran más Yosshi Park en Ecuador y, por qué no, en otros países.