placeholder
Un artesano se encarga del tejido de los sombreros.  La finura marca el precio del producto. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

Un artesano se encarga del tejido de los sombreros. La finura marca el precio del producto. Foto: Xavier Caivinagua para LÍDERES

Redacción Cuenca 
(F-Contenido Intercultural)
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 4
No 0

Sus productos se exportan a cinco países

9 de mayo de 2018 09:27

Las 104 socias de la cooperativa de producción artesanal Puertas del Cielo exportan desde este año sombreros elaborados con paja toquilla a EE.UU., China, Singapur y España y bolsos de mismo material a Brasil. Desde su sede, que está ubicada en el sector de Charasol, en el sur de Azogues (Cañar), enviaron 500 unidades.

En el 2017 hicieron los contactos y mandaron muestras a siete países. Según la gerenta de esta cooperativa de productores, Rosa Cadme, en la actualidad, la intención es consolidar las exportaciones y abrir nuevos mercados dentro del país y en el extranjero.

Sus productos también se comercializan en Quito, Guayaquil y Cuenca con la marca Azohat, que se lanzó el año pasado.

Para cumplir estos objetivos tienen el apoyo del Municipio de Azogues, que ejecuta un proyecto de fortalecimiento de la cadena productiva para las socias de ese cantón y de las vecinas jurisdicciones de Biblián y Déleg.

Su objetivo es mejorar la calidad del producto a través de capacitaciones para las artesanas. Esta agrupación empezó sus actividades en octubre del 2015 con 48 socias de Azogues y Biblián.

Las integrantes de la cooperativa de producción artesanal Puertas del Cielo tejen sombreros, bolsos y objetos utilitarios, como joyeros, monederos, tapetes, collares, individuales de mesa, entre otros artículos. Estas artesanías forman parte de un catálogo, que fue elaborado para mejorar y facilitar la comercialización.

Los precios de los sombreros oscilan entre USD 15 y 250, dependiendo de la calidad del tejido. Los bolsos, por su parte, tienen un costo de entre USD 15 hasta 50, dependiendo de las medidas, colores, modelos y calidad del tejido.

Cadme explica que los ingresos de las socias corresponden a la cantidad de productos que entreguen. La carga semanal de trabajo depende del tiempo que ellas tengan y de los pedidos. Los lunes se reúnen para coordinar estos detalles, en la sede de la cooperativa.

La productora, quien también es coordinadora artesanal del área de Desarrollo Comunitario del Municipio de Azogues, dice que en Cañar laboran 5 200 tejedoras. Todas son mayores de 29 años. “A los más jóvenes nos les interesa esta actividad artesanal por el costo de elaboración del sombrero, por ello buscamos innovar y crear un centro de formación”.

Además, en la asociación no quieren que se pierda el oficio ancestral, que es Patrimonio Inmaterial de la Humanidad.

El tejido de la paja toquilla es una de las principales actividades artesanales de la provincia junto con otras como belleza, corte y confección, mecánica, ebanistería y panificación, señala José Luis Landín, presidente de la Junta Provincial de Defensa del Artesano. Este gremio tiene calificados a 1 600 integrantes.

Otros detalles

La actividad. En la provincia del Cañar, la mayoría de los artesanos se dedica al tejido de la paja toquilla, peluquería, mecánica, entre otras. Por su parte, hay oficios como la producción de calzado, que casi desapareció debido a la competencia externa, dice José Luis Landín, presidente de la Junta Provincial de Defensa del Artesano.

Los cantones. El 50% de los artesanos calificados labora en el cantón Azogues y el resto se reparte entre La Troncal, Cañar, El Tambo, Biblián, Suscal y Déleg. Landín señala que este sector requiere mejorar la capacitación, innovar y tecnificar los procesos para desarrollarse.