La melina es la especie de árbol que utiliza la empresa para su producción. Con la madera fabrica palets para la industria. También hace reciclaje. Foto: Cortesía Forestagro

La melina es la especie de árbol que utiliza la empresa para su producción. Con la madera fabrica palets para la industria. También hace reciclaje. Foto: Cortesía Forestagro

Redacción Quito
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 8
No 0

Una maderera de tipo sostenible

13 de abril de 2021 14:51

Aprovechar todo lo que se pueda de la madera; tener un patrimonio forestal propio, sumado a apoyar a pequeñas plantaciones; diseñar productos con una perspectiva de servicio y dar soluciones, y tecnificar el campo son los cuatro enfoques de la estrategia de la compañía Forestagro.

Esta organización familiar, que nació en 2017, tiene cuatro socios. Diego Célleri, su gerente general, explica que buscaban renovar el negocio agroindustrial paterno, centrado en la producción de caucho natural.

La opción fue dar un giro hacia el sector forestal-maderero, con un aprovechamiento total de la materia prima. El primer paso en este sentido fue plantar un bosque de árboles de melina, en el sector de Puerto Quito.

Esta especie es fuerte para su peso. y por ello se la usa en construcciones, muebles e instrumentos de música. Aunque tiene un origen asiático, hoy está en Centro y Sudamérica.

Tras la siembra, la familia Célleri no olvidó el objetivo original que se había planteado y a finales del 2017 decidió usar la madera de los árboles de caucho del negocio paterno, que ya habían terminado su etapa productiva, para elaborar palets. Estas especies vegetales se quemaban o dejaban para su descomposición, pero ahora Forestagro da a sus partes nueva vida.

“Empezamos a ver la madera como algo integral y aprender a trabajarla. Desde que se fundó la empresa se buscó aplicar el concepto de economía circular. “Para continuar la producción nos enfocamos en un abastecimiento sostenible”, explica el gerente.

La compañía, actualmente, se dedica a la fabricación de palets nuevos, remanufacturación de estos artículos, reciclaje y generación de nuevo valor a los residuos de carácter forestal.
En el primer caso, la materia prima viene de sus propias plantaciones y de terceros; no usa bosque nativo. Mientras que en el caso del reciclaje recibe palets ya usados de diferentes industrias, los desarma, los modifica o agrega lo que sea necesario y los coloca nuevamente en circulación.

Asimismo, si un palet es de una forma y el cliente lo requiere de otra, la empresa lo modifica para que sea útil, según las especificaciones necesarias.

Esto lo han solicitado empresas como Empaqplast, que se dedica a la producción de botellas plásticas para el sector alimenticio. “Nosotros les entregamos los palets de importación y ellos aplican economía circular al utilizarlos para hacer otros con las medidas que necesitamos. Compramos unos 1 200 en temporadas altas y entre 300 y 400 en las bajas”, manifiesta Eduardo Ruiz, jefe de compras nacionales de esta empresa.

Esta firma es cliente de Forestagro hace dos años, desde abril del 2019. El producto que compra es un palet estándar de 1 metro (m) por 1,20 m, en el que apila sus productos terminados.

Al igual que esta empresa, los principales clientes de la maderera-forestal sostenible son del sector de alimentos. Actualmente, cuenta con siete compradores de importancia.

Para la fabricación de su oferta, Forestagro cuenta con una planta de producción ubicada en Quinindé, en la provincia de Esmeraldas. Algunos de los insumos que requiere le provee la empresa Adefisolufer.

Carlos Ríos, gerente general de esta compañía, explica que entregan maquinaria, herramientas y clavos desde el 2018. El volumen que le venden depende de la temporada. “Cuando hay más demanda nos pueden solicitar unas 30 a 40 cajas de diferentes insumos y en bajas unas 15 a 20”.

Destaca de esta compañía la innovación, el reciclaje y el aprovechamiento al máximo del recurso forestal. Precisamente, Forestagro usa, incluso, las copas y ramas de los árboles para sus procesos. “Recibimos de plantas cercanas. Nuestra zona de acción está en cuatro provincias”, explica Célleri.

Además de esto, en 2020 inició el proyecto para agregar valor a residuos de madera: producir chips de esta materia prima para tableros o como biomasa, para energía a calderos.

Como proyectos a mediano y largo plazo, busca certificarse en carbono neutro y convertirse en empresa B. Asimismo, apunta a entregar sus productos a compañías dedicadas a la exportación de oferta nacional.

Célleri explica que Forestragro es una empresa que tiene un sentido económico y ambiental. Asegura que botar un palet es como lanzar dinero, por lo que reciclarlo o reconstruirlo ofrece una nueva alternativa para los usuarios y la materia prima. Ese es el principal objetivo de esta firma.