placeholder
En el norte de Quito está Estudio Aura, en donde se expone mobiliario para decoración de interiores de autoría de Gabriela y Ramón, además,creaciones de artistas y emprendedores. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

En el norte de Quito está Estudio Aura, en donde se expone mobiliario para decoración de interiores de autoría de Gabriela y Ramón, además,creaciones de artistas y emprendedores. Foto: Julio Estrella / LÍDERES

Arte, emprendimiento y diseño en un solo espacio

22 de marzo de 2018 06:35

El gris en las paredes y el piso contrasta y casi se pierde entre el colorido de las piezas que llenan cada rincón de Estudio Aura.

Cuadros de monstruos coloridos, flores de papel, bordados a mano, adornos de cerámica, esculturas de animales tridimensionales y modernos muebles comparten espacio en los 72 metros cuadrados de esta ‘concept store’ (tienda concepto).

Estos espacios se caracterizan por ofrecer a sus visitantes una experiencia de acercamiento al arte, la cultura y la moda. Es una tendencia que ya tiene historia en París, Milán y Londres, pero que en Ecuador comienza a surgir.

Gabriela Álvarez, arquitecta, y su esposo Ramón Torres, publicista, son los creadores de este emprendimiento que comenzó con una inversión de USD 40 000.

Aquí, la pareja conjuga tres actividades que le permiten facturar unos USD 20 000 mensuales. La primera es la venta de los muebles que ellos diseñan; la segunda es la exposición y venta de obras de arte; y la tercera es la concesión de un espacio a emprendedores que no pueden tener un local propio, para que vendan sus productos.

Torres cuenta que la idea surgió en el 2015, cuando se casaron y buscaban mobiliario para su hogar. “Salimos a buscar sillones, mesas y encontramos que la oferta no era de nuestro agrado, buscábamos cosas un poco más alternativas, y si había, los precios eran demasiado altos”.

Así se aventuraron a amoblar su casa con muebles diseñados por ellos mismos y el resultado fue bueno. “Cuando venían visitas les gustaba lo que teníamos, nos pedían que diseñen algún mueble parecido”, cuenta Álvarez.

Los primeros meses trabajaron bajo pedido, sin local.

Aunque el negocio iba bien, con la experiencia de Álvarez en diseño y la de Torres en mercadeo, la pareja decidió que no quería tener una simple mueblería, sino “un espacio de diseño en el que apoyáramos el talento local”, dice Torres.

Por eso, hace un año crearon la marca Estudio Aura y abrieron la ‘concept store’, al norte de Quito.

En Estudio Aura actualmente comparten espacio unos 14 emprendedores y 11 artistas.
El sistema de consignación consiste en que el artista o emprendedor deja su producto en la tienda y si se vende, el Estudio recibe un 30% de la venta.

María José Fábrega, que pinta cuadros y diseña joyas hace ocho años, cuenta que gracias a este espacio no solo ha podido llegar a una mayor cantidad de clientes, sino que al conocer a otros artistas como ella, siente que forma parte de una comunidad.

“La curaduría del espacio es excelente, la calidad de todo lo que muestran está a la misma altura y respetan mucho la línea de cada uno, no meten productos que compiten entre sí”, cuenta.

Estas actividades no le han restado fuerza a la parte del negocio que se relaciona con el diseño de muebles. El 60% de sus clientes son personas de menos de 40 años que buscan muebles para sus departamentos, cuenta Álvarez.

Actualmente cuentan con un catálogo de unos 50 tipos de productos (cunas, estanterías, sillones, camas y sillas, entre otros) de los cuales la silla estilo ‘Acapulco’ es la estrella.

Allí producen unas 40 al mes y se aseguran de que la calidad “no tenga nada que envidiarle a una silla mexicana”, dice Torres.

El emprendedor, que es mexicano, cuenta que hace años había aprendido a elaborar este estilo de silla de estructura metálica cubierta con hilos de plástico pvc, que se popularizó en los años 50’.

Ahora buscan socios estratégicos para vender estas sillas y sus creaciones en otras ciudades.