Patricia Calderón es la propietaria de Workout. La empresa tiene una larga trayectoria en el servicio de depilación y bronceado. Fuente: Diego Pallero / LÍDERES.

Patricia Calderón es la propietaria de Workout. La empresa tiene una larga trayectoria en el servicio de depilación y bronceado. Fuente: Diego Pallero / LÍDERES.

Carolina Enriquez
Descrición
¿Te sirvió esta noticia?:
Si 2
No 0

Cuidado de la piel de alto nivel, en su oferta de depilación y bronceado en Quito

10 de junio de 2021 11:27

Workout La empresa, que nació hace 45 años, ofrece el servicio de depilación y bronceado en una decena de locales ubicados en el Distrito. 

​A los 21 años Patricia Calderón, una joven madre y esposa, enfrentó el enorme desafío de poner en marcha su propio negocio. 45 años después, esta iniciativa se convirtió en una empresa de cuidado personal con locales en Quito y Cumbayá.

“Me vi en la necesidad de buscar una actividad. Necesitaba apoyar económicamente a mi casa. Busqué hasta que encontré la idea: servicio de depilación con cera”, recuerda.

Consolidar este proyecto corporativo fue duro, debido a que las mujeres en la ciudad, en esa época, no estaban acostumbradas a esta rutina de belleza.

Ella preparaba su propia cera y realizaba el trabajo en su hogar.

Sus primeras clientes eran extranjeras, pero quería llegar al público femenino nacional. Así que asistió a ferias, realizó promociones y ofertas de depilaciones gratuitas, entre otras ideas que le permitieron ganar mercado.

Creció la iniciativa y se le hizo imposible atender sola a quienes solicitaban su servicio; así llegó la segunda etapa del negocio. Comenzó a capacitar a mujeres de escasos recursos que, al poco tiempo, se volvían depiladoras expertas y obtenían ingresos.

En 1990 abrió su primer local, en la calle Alemania, en el norte de Quito. A esta iniciativa se unió su madre, Mercedes Silva, quien administró ese establecimiento comercial.

De esa forma trabajó hasta el 2005. En esa etapa su hijo, Esteban Alvear, le propuso la expansión del negocio.

Así, se abrió uno de los 10 locales que, actualmente, tiene la empresa. Ocho de ellos se encuentran en centros comerciales.

En los establecimientos se brinda servicio tanto a hombres como a mujeres. Hay depilación facial y corporal.

Alvear, quien tiene el cargo de gerente general, asegura que la esencia del proyecto ha sido la innovación permanente, para ofrecer una experiencia de calidad para los usuarios.

Como parte de estos procesos está el haber implementado la estrategia de marketing olfativo Es decir, relacionar el olor a una marca, para generar una recordación, explica Viviana Maldonado, gerente de Perfumagic, proveedora de este servicio.

La fragancia que esta empresa desarrolló para Workout es frutal; se colocan máquinas computarizadas que transforman el perfume de líquido a gaseoso y se produce la aromatización homogénea de los locales. Cada equipo cuenta con una botella que contiene 250 gramos de la fragancia.

“Son nueve años de trabajar con ellos. Es una firma seria, con enfoque de calidad fuerte, identidad de marca, e higiene”, señala Maldonado.

Asimismo, otra de las innovaciones de Workout fue el servicio de bronceado, que se comenzó a ofrecer a los clientes desde hace 15 años.

Este proceso consiste en aplicar una solución en el cuerpo con una pistola de spray, que permite que la persona adquiera un color dorado en minutos.

Más adelante, debido al potencial del negocio, consiguió la representación de Norvell, que es parte de la industria mundial del bronceado, con productos y equipos actualizados.

La empresaria, modelo e ‘influencer’ Maru Donoso ha utilizado, desde hace tres años, tanto este servicio como el de depilación; asiste una vez al mes a los locales. “Las chicas son muy atentas, el servicio es bueno, me siento cómoda. Los productos que utilizan son de mucha calidad”, dice.

Ante esto Alvear destaca el importante trabajo que hace la empresa en cuanto a atención al público, debido al grado de intimidad con sus clientes.

Hasta el 2019, Workout tenía alrededor de 6 000 de ellos. La pandemia impactó en el negocio, pero este se ha ido recuperando y hoy suman 4 000.

La firma, además, ha apuntado por la digitalización. Cuenta con una página electrónica en las que los clientes pueden encontrar un blog con consejos e información sobre belleza y cuidado personal; un espacio para cotizar todos su servicios, entre otros.

La empresa también destaca su enfoque social. “Cuando empezamos este proyecto -de apertura de nuevos locales- muchas de las personas que vinieron a trabajar con nosotros eran beneficiarias del Bono de Desarrollo Humano, con menor acceso a la educación y sin fuentes de ingresos. Tuvieron la oportunidad de cambiar su calidad de vida”, dice el gerente.

A corto plazo, Workout espera mantener el mismo número de locales en Quito y Cumbayá, pero se proyecta a crecer, algún momento, otras urbes.

La propietaria, además, aspira a que también se pueda exportar la cera hacia diferentes destinos.

Patricia Calderón, propietaria
"Hemos golpeado puertas, hemos abierto mercados. Se debe hacer, emprender, así se tenga miedo. Debe haber muchísima constancia porque nada será fácil. Felizmente, desarrollé este emprendimiento, que para mi es un sueño hecho realidad. La historia de esta empresa es muy inspiradora. Todo empezó siendo yo muy joven. Yo tenía planes diferentes, pero siempre Dios te enseña que no controlas nada en la vida".